lunes, 9 de noviembre de 2015

Todo lo que quedó en el tintero

Antes de que todo se turbara
hubo colores: 
rojo, amarillo, azul...
incluso verde,
verde esperanza. 
(Ahora mira y observa la balanza)

Antes de que todo se turbara

en los corazones, 
nos quisimos y mucho, 
y mutuamente:
mente a mente.
Y...lentamente...

...A veces me soplabas al oído,

sin yo saberlo,
que merecía la pena y mucho
ser una entre cientos.
(Y si digo que dijiste cientos 

en lugar de miles, miento)

...Y no te miento.

Nos sentimos capaces
de tocar el cielo...
...dejándonos los pies,
ilusos, en el suelo.
(Y suelo reprochármelo 

en cada desvelo)

Y atentos estuvimos

de mutuos desvelos
y los miedos del otro
cogimos de los pelos.

Y por los pelos

nunca fuimos siempre
y siempre fuimos 
un incierto adverbio de tiempo.

Y ahora que pasa el tiempo

y el tiempo mejora,
no veo sólo nubes,
también el sol brilla
y muchas horas.

Y si éste fuera el último

sólo te pido una cosa:
que olvides las espinas 
y te quedes con la rosa.

Y rosa, azul o verde,

te pido que recuerdes...
lágrimas no, sonrisas;
lluvia tampoco, brisa.

Y en esta noche

tan limpiaparabrisas...
admito que te quise
y me quedo con tu risa.
                                                                        
                                                                         

                                                             Te perdono, amor fallido.
                                                               El intento siempre deja algo bueno.
                                                            Gracias.



 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de comentarios. Haz tu aportación.